Por la falta de un papel

Por Beatriz Niño

Pues si, como explicaba con un ejemplo en mi anterior post “Preguntas incómodas”, una de las situaciones que con mayor frecuencia ocurren con las obras de arte es la falta de documentos que prueben que efectivamente soy propietario.

Puede ser que la pieza haya pasado de generación en generación sin incluirla en ningún testamento o en otro documento oficial; puede ser que comprara una obra de un artista emergente sin ninguna cotización en el mercado por lo que no creí necesario quedarme con el justificante de adquisición; puede ser que simplemente no me dieran ningún tipo de justificante -recordemos que en una determinada época la emisión de documentos equivalentes a las facturas actuales no era algo frecuente-.

El problema es que puede ser que justamente por la falta de esos “papelitos” tenga el “papelón” de una contingencia fiscal. Contingencia fiscal que viene dada ya que la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas considera ”ganacias no justificadas de patrimonio” los bienes (por ejemplo, las obras de arte) cuya tenencia, declaración o adquisición no se corresponda con la renta o patrimonio declarados.

Y claro, puede ser que venga Hacienda y me diga: “Oiga, ese Juan Gris que acaba Ud. de vender ¿con qué dinero lo compró en su día ya que veo que Ud. sólo cobra una nómina y tiene unos modestos ahorros en el Banco?, ¿lo habrá declarado en Patrimonio, no?”. “No, hombre, no. Ese cuadro viene de mi abuelo que lo compró por cuatro reales cuando nadie conocía ni a Juan Gris, ni a Pablo Picasso, ni a Georges Braque ni se sabía lo que era el cubismo…”. “Bien, pues mire me lo tendrá que demostrar de alguna manera…”.

Y ojo que la contingencia fiscal a la que me refiero no es cualquier cosa: ni más ni menos que el 43% del valor de la obra limpio de polvo y paja para Hacienda.

¿Veis igual de claro que yo cómo esta regulación pensada para penalizar la ocultación de rentas o bienes no declarados supone un grave impedimento al crecimiento del mercado del arte?.

Acerca de BNA

Beatriz Niño. Abogada especialista en el Mercado del Arte. Socia fundadora y co-directora de NIAL Art Law (www.nial-artlaw.com). Asesora a coleccionistas de arte, inversores, galeristas, museos, marchantes, casas de subastes, anticuarios, artistas, fundaciones, asociaciones y entidades relacionadas con el arte. Como abogada experta en este sector, está profundamente involucrada en asuntos relacionados con el arte. Sus servicios legales incluyen consultoría y proyectos, asesoramiento jurídico, litigios y formación. Miembro del IAC y de PAIAM. Abogada de la Asociación de Coleccionistas Privados 9915 y del Gremi de Galeries d'Art de Catalunya.

Deja un comentario