Archivo de la etiqueta: Impuesto del Patrimonio

El Impuesto del Patrimonio sobrevivirá en el 2015

Por Beatriz Niño

El Impuesto del PatrimonioEl Impuesto del Patrimonio sobrevivirá en el 2015. Y es que este impuesto, que tenía que desaparecer el próximo año, parece que nos ha cogido cariño. El Gobierno, en los Presupuestos Generales del Estado entregados en el Congreso, han incluido la prórroga del Impuesto sobre el Patrimonio para el año 2015.

Del Impuesto del Patrimonio ya hemos hablado en varios de nuestros posts: Impuesto del Patrimonio y obras de arte  e Impuesto de Patrimonio y Obras de Arte (segunda parte). Este impuesto instaurado en el año 1978 como un tributo extraordinario y transitorio duró hasta el año 2008 y nos abandonó por poco tiempo puesto que se recuperó para los ejercicios 2011 y 2012 y debía desaparecer (otra vez) en 2013. No ha sido así, ya que se prorrogó para 2013 y 2014 y ahora seguirá con nosotros durante el 2015 y quien sabe hasta cuándo.

La recaudación del Impuesto del Patrimonio corresponde a las Comunidades Autónomas quienes pueden decidir si aplican o no una bonificación de la cuota del 100% (a efectos prácticos supone que no se paga por este impuesto) como ha hecho hasta el momento Madrid “divorciándose” del mismo.

Para los coleccionistas de arte con residencia fiscal en alguna Comunidad Autónoma donde no exista bonificación en el Impuesto del Patrimonio supone el tener que declarar y pagar por las obras de arte que tengan en su propiedad.

Sin embargo, recordemos que no todas obras de arte pagan por el Impuesto del Patrimonio. Por ejemplo, las pinturas de más de 100 años de antigüedad que valgan menos de 60.000 euros y las pinturas de menos de 100 años de antigüedad que valgan menos de 90.000 euros están exentas (no pagan) ni se tienen que declarar.

Tampoco las obras de arte de mi propiedad que estén incluidas en el Inventario General de Bienes Muebles o que hayan sido declaradas Bien de Interés Cultural ni las cedidas, por ejemplo, a museos con determinados requisitos.

Impuesto de Patrimonio y Obras de Arte (segunda parte)

Por Beatriz Niño

Hace unos días hablábanos de la incidencia que tiene el reintroducido Impuesto de Patrimonio en las obras de arte.

Explicábamos como los objetos de arte (las pinturas, esculturas, dibujos, grabados, litografías u otros análogos, siempre que, en todos los casos, se trate de obras originales) entran dentro de la categoría de “cosas” por las que tengo que pagar Impuesto del Patrimonio -junto con las casas, el dinero en el Banco, las joyas, los coches o los barcos-.

También matizábamos que existen objetos de arte por los que no tendré que pagar (p.e., las pinturas de más de 100 años de antigüedad que valgan menos de 60.000 euros, las pinturas de menos de 100 años de antigüedad que valgan menos de 90.000 euros o las obras de arte que estén incluidas en el Inventario General de Bienes Muebles o que hayan sido declaradas Bien de Interés Cultural).

Pero,  ¿cómo podría un coleccionista evitar el pago del Impuesto de Patrimonio?. Existen varias vías (todas ellas absolutamente legales) aunque no todas nos servirían de cara a evitar el pago del Impuesto del Patrimonio para el ejercicio 2011.

La primera vía sería incluir las obras de nuestra colección en el Inventario General de Bienes Muebles aunque claro, éste es un proceso que requiere de varios meses de trámites. Además, está supeditado a lo que diga la Junta de Valoración competente que será la que decidirá si la pieza alcanza un nivel adecuado de calidad artística y relevancia cultural.

Otra vía sería la cesión de las piezas a Museos o Instituciones Culturales sin fin de lucro para su exhibición pública. En este caso, es necesario que la cesión sea por un tiempo no inferior a los tres años.

Hay que decir que aunque estas opciones parezcan de primeras sencillas requieren de un adecuado estudio -más que nada para valorar la situación previa a nivel legal en la que se encuentran las obras y evitar repercusiones fiscales negativas por otros flancos, no sea que por “arreglar” un dobladillo nos salga un descosido por otro lado- y que además deben ir acompañadas de unos trámites y sobretodo, en el caso de la cesión, de unos contratos escritos bien redactados.

De todo esto y de muchas más cuestiones hablaremos mañana MIÉRCOLES 23 DE NOVIEMBRE A LAS 17.30 HORAS en la galería de arte contemporáneo Berger Gallery (Avenida Diagonal 505, junto a Plaza Francesc Macià) en la conferencia que damos sobre “Colecciones de Arte: implicaciones fiscales”. Os esperamos (ojo! que el aforo es limitado y hay que contactar con la galería para la reserva de plaza)

Impuesto del Patrimonio y obras de arte

Por Beatriz Niño

El Impuesto del Patrimonio fue introducido en España en el año 1977 como un impuesto “extraordinario y transitorio”. De transitorio siempre ha tenido poco ya que se aplicó durante 30 años y ahora, tras cuatro años de aplicarse una bonificación del 100% del importe a pagar, se ha vuelto a reintroducir  (recordemos que desde el año 2008 hasta la reintroducción actual del impuesto no es que el impuesto legalmente desapareciera sino que, por la bonificación aplicada, el importe a pagar era actualmente de 0 euros).

Ha sido una reintroducción justificada por el Gobierno por la necesidad de asegurar la estabilidad de nuestra economía y favorecer la recuperación y el empleo pero plagada de críticas: que si provoca dobles imposiciones, que si penaliza el ahorro, que si quien tiene suficiente patrimonio crea una estructura empresarial y goza de una exención, que si presenta numerosos problemas técnicos como el de la dificultad de valorar todos los bienes y derechos de acuerdo con el valor de mercado, que si tal cosa que si tal otra.

Teóricamente, el reestablecimiento del impuesto tiene carácter temporal ya que será exclusivamente para los años 2011 y 2012 (las declaraciones deberán presentarse en 2012 y 2013, respectivamente).

Sin embargo, ¿cómo afecta la reintroducción del Impuesto del Patrimonio a las obras de arte?.

¿IMPUESTO DEL PATRIMONIO

 

+

 

OBRAS DE ARTE?

Tal y como tenemos ahora el panorama, los objetos de arte (las pinturas, esculturas, dibujos, grabados, litografías u otros análogos, siempre que, en todos los casos, se trate de obras originales) entran dentro de la categoría de “cosas” por las que tengo que pagar Impuesto del Patrimonio -junto con las casas, el dinero en el Banco, las joyas, los coches o los barcos-. Así, los propietarios de obras de arte tendrán que declararlas en el Impuesto del Patrimonio.

PERO, no todas las obras de arte deberán declararse puesto que hay objetos de arte por los que no tendré que pagar (técnicamente se dice que están exentos). Este es el caso de, por ejemplo, las pinturas de más de 100 años de antigüedad que valgan menos de 60.000 euros y las pinturas de menos de 100 años de antigüedad que valgan menos de 90.000 euros.

Tampoco pagarán por el Impuesto de Patrimonio las obras de arte de mi propiedad que estén incluidas en el Inventario General de Bienes Muebles o que hayan sido declaradas Bien de Interés Cultural. De esto ya hemos hablado en otros post como en “Obras de arte e inventario general de bienes muebles” o el de “Los tres coleccionistas, los sabios y los malvados”.

Tenemos más reflexiones sobre el Impuesto de Patrimonio y las obras de arte que iremos desgranando en las próximas semanas. Mientras tanto, os proponemos ir pensando sobre lo siguiente: ¿cómo podría un coleccionista evitar el pago del Impuesto de Patrimonio (evidentemente, nos referimos de forma absolutamente legal!!)?.